28 enero 2021 | América Latina, Internet

Hacia una economía fraterna, orientada al bien común

Imaginemos una institución que pueda prestarle dinero para la compra de un camión a una cooperativa santiagueña, llamada Coopsol: que capacita, recolecta, produce y fracciona miel. Acompaña a las familias que viven en zonas rurales, para que puedan cambiar su estrategia de subsistencia, permitiendo una mejora en su situación económica, social y además protegiendo el monte nativo.

A esta altura de la historia de la humanidad, podríamos consensuar que en el mundo, muchas veces, no innovamos de manera adecuada para resolver las situaciones sociales y ambientales que nos atraviesan. La pobreza, la desigualdad, y por otro lado los límites planetarios y el cambio climático deberían ser nuestra mayor divisa.[…]

Debemos pasar de una economía basada en los combustibles fósiles a una basada en las energías renovables. De una economía de usar y tirar, a una donde el residuo es recurso. De una economía de eliminación de la biodiversidad al uso integrado y regeneración de sistemas naturales. De una economía centrada en la concentración a una economía distributiva e inclusiva.[…]

Es por eso que desde Sumatoria consideramos que la inversión de impacto ocupa un rol central como herramienta social de transformación. Es nuestro principal propósito impulsar el desarrollo de las finanzas éticas o de impacto, liderando la transición hacia un sistema financiero sostenible.

Lo hacemos a través del desarrollo de vehículos que financian proyectos que impactan positivamente en la sociedad y el planeta: como los fondos COVIDA20, SIGMA o la plataforma de crowdlending.[…]

Fuente: Infobae

Top
768 a 983
480 a 767
479