18 noviembre 2020 | América Latina, Internet

La pandemia aceleró los tiempos y puso al triple impacto en el centro de la escena, por necesidad y por virtud

Considerar los riesgos y buscar las oportunidades para reconstruir un negocio resiliente y justo, que traiga prosperidad a las comunidades y cuidado al medioambiente es el reto que plantea la pandemia a las organizaciones. Una verdadera revolución con un sentido de urgencia que promete una “nueva anormalidad” para cuando todo pase. Y donde la gestión sustentable cobrará, por fin, protagonismo.

“El Covid-19 dejó en evidencia vulnerabilidades como la fuerte dependencia sobre el crecimiento económico, altos niveles de desigualdad entre los países y fronteras adentro, debilidad de las normas y las instituciones de coordinación y colaboración, déficit de inversión en sistemas sanitarios e investigación científica y la excesiva atención de las empresas a la eficiencia y el valor a corto plazo”, enumera Diego López, socio de PwC.[…]

Según los resultados de una encuesta que GlobeScan y BSR hicieron a 102 líderes de sustentabilidad de algunas de las firmas más grandes del mundo para conocer el impacto del Covid-19 en su gestión, el área estuvo involucrada en la solución o mitigación de los principales problemas que planteó la pandemia –por ejemplo, ocupándose de filantropía, asegurar la salud y seguridad de los empleados y proveer soporte al negocio, además de mantener el compromiso con la comunidad. Y también que estará presente a la hora de lidiar con las consecuencias de mediano y largo plazo que afecten a las firmas: se espera que el área crezca en importancia atendiendo nuevas expectativas y se involucre en temas que cobraron mayor relevancia –crecimiento económico inclusivo o cuidado de la cadena de valor, por ejemplo– y contribuya a fortalecer la visión de la compañía tanto en las áreas de riesgo como en la construcción de las ventajas competitivas.[…]

La organización resiliente

La capacidad de las compañías de generar confianza por su capacidad de asumir desafíos es fundamental. […]

“En estos meses, el comercio electrónico y los servicios financieros digitales se comprobaron más útiles que nunca, ya que permiten a las personas acceder a los productos que necesitan y a las pymes mantener sus ingresos”, dice Guadalupe Marín, gerente de Sustentabilidad de MercadoLibre. Por eso, en función del rol social relevante que cobra la plataforma, apoyar a emprendedores es clave para que sus proyectos puedan seguir creciendo.[…]

En el sector financiero, Banco Galicia fue una de las firmas que reaccionó activamente en el contexto crítico de la pandemia. “Nos interpeló tanto desde el punto de vista del negocio como desde nuestro rol con la comunidad”, dice Constanza Gorleri, a cargo de Sustentabilidad en la entidad. Lanzó líneas específicas como Línea +B desarrollada junto a Sistema B y Resiliencia SGR. Con un monto máximo de $ 5 millones por proyecto, ofrece una tasa nominal anual de 29 por ciento por un período de 12 meses a sola firma.

Otro ejemplo es la alianza con Sumatoria mediante la entrega de $ 3,5 millones, un aporte no reembolsable al “Fondo de Emergencia para Economía Social”, enmarcado dentro del Fondo CoVida 20 para prestar apoyo a proyectos de emprendedores, grupos asociativos y cooperativas de sectores.[…]

 

Fuente: El Cronista

Top
768 a 983
480 a 767
479