13 septiembre 2017 | Internet

El lado B de la sustentabilidad

Carola Sainz

Me pareció una curiosidad su cargo, cómo la presentaban: “Elizabeth Lucas King, Embajadora B, evangelizadora en sustentabilidad, mentora de emprendedores de alto impacto, co-fundadora de El Núcleo, una asociación civil dedicada a potenciar las Nuevas Economías Regionales”. A través de ella, llegué a Renée Carrelo, otra experta, que rápidamente aclaró que no es embajadora sino Multiplicadora B y Consultora B. Traduzco: Es una agente de cambio. “Formo parte de un movimiento que promueve el cambio del sistema económico. Impulsamos una nueva economía integral y sistémica, que redefine el sentido del éxito en los negocios y apunta al bienestar común. Dentro de las nuevas economías, las B incluyen la ética y tienen una visión del ser humano más holística, recíproca, trascendente: buscan ser parte la solución, no sumar más problemas al planeta”, aclara.

¿Qué es una empresa B?

La que propone una nueva forma de hacer negocios, equiparando su impacto social y ambiental con el económico. Actualmente hay más de 50 empresas B en la Argentina, 250 en América Latina y más de 2.500 en todo el mundo, pertenecientes a 130 sectores diferentes. Ergo, hablar con un líder “clase B” apenas es una aproximación al tema. Hay cursos, talleres, cátedras y organismos internacionales que se dedican a validar a esta clase de dirigentes/empresas que apuntan al bien común y tienen un compromiso social y ambiental, no meramente monetario, con una gran aceptación por parte de la sociedad. Las economías colaborativas están en pleno auge. Los que tienen plata también buscan inventir en modelos de negocios con un buen propósito. Ganar dinero no es todo, apunta Renée.

Algunos ejemplos B exitosos: los ecovasos Quer, reciclables; las remeras de algodón orgánico Street to clothing; la bebida a base de yerba mater Guayaquí; Inti Zen, Patagonia, Paez y StayTrue, ropa diseñada con algodón orgánico certificado, proveniente de Perú. Esta firma trabaja con los Qom y destina un procentaje de su facturación a alimentos orgánicos que donan a 25 comedores escolares. Otra marca con impacto social y ambiental positivo es Xinca, las zapatillas hechas con “basura”. Esto es: restos de neumáticos que generan 100.000 toneladas de residuos sólo en la Argentina y constituyen una amenaza en términos de contaminación para el mundo. Dan trabajo a organizaciones sociales y talleres rurales y ya reciclaron 20.000 kilos de neumáticos y 2.500 kilos de residuos textiles. También hay Empresas B, lideradas por mujeres, como De la olla, viandas saludables, de Andrea Jatar; Noticias Positivas, de Andrea Méndez Brandam (primer medio de comunicación certificado B), y Cúbreme, de Alejandra Gotelli. “Este año, la tendencia explotó. Las grandes compañías empiezan a tomar conciencia. Y pueden aplicar medidas que ayudan a cuidar al planeta, como plantar árboles o colocar paneles solares, pero la parte humana no se modifica tan fácilmente. Una empresa o líder B tiene en cuenta la felicidad y la calidad de vida de sus colaboradores. Aquí no tenemos líderes tan empáticos ni inspiradores. Hay mucho destrato, maltrato e indiferencia en las organizaciones”.

Carrelo no exagera. Este modelo de empresa promueve la equidad. Y la cumple: 50% de varones y 50% de mujeres, con idéntica paga. No hay diferencias de género. Tampoco distancias enormes entre los sueldos de los que ganan menos o más. La certificación B es otorgada por B Lab, una organización fundada en 2006 en los Estados Unidos, con estos principios. Al certificar B, la intención de triple impacto se incorpora al estatuto jurídico para garantizar su continuidad. La certificación se obtiene mediante un proceso de auditoría en el que se miden niveles ambientales, laborales, de comunidad y transparencia. Se deben obtener 80 puntos sobre 200 y renovarse cada dos años.

Una megacompañía como Natura, por ejemplo, renovó su certificación como Empresa B y obtuvo una calificación de 120 puntos. “Más importante que competir para ser las mejores del mundo, las empresas B buscan ser las mejores para el mundo”, informa la firma de cosmética que trabaja en alianza con 33 cooperativas en Brasil, apuesta a la tecnología sostenible, el respeto por la biodiversidad y el Comercio Justo. En Argentina, Natura acaba de ser el maquillador oficial de Bafweek y Designers Buenos Aires: tuvo a su cargo el make up de más de 30 desfiles. Tendencia por partida doble.

Clarín

Top
768 a 983
480 a 767
479